El 2020 ha sido sin duda un año muy distinto, donde han cambiado las formas de ver el mundo, donde han cambiado las reglas y también lo que llamábamos nuestra “normalidad”, este año han surgido frases y palabras tales como; distanciamiento social, pandemia, confinamiento, cuarentena y teletrabajo. Que si bien ya existían no eran parte de nuestra cotidianidad y mucho menos parte de la realidad.

Hoy a pocos días de terminar este año, todas estas palabras tienen un significado importante con un impacto directo a nuestra vida, la llamada de alerta a un confinamiento puso al mundo en un cambio total, haciendo colas en supermercados, alarmados con un posible desabastecimiento, con la extraña distancia social y el uso obligatorio de mascarillas, a eso también le sumamos el miedo de la gente, el contacto y la rápida propagación del virus obligando a empresas imponer maneras mas tecnológicas para poder continuar con sus labores. El complicado o aveces cómodo teletrabajo comenzó a ser todo un desafío para aquellas personas que no estaban tan actualizados al mundo tecnológico, aplicaciones como Slak, Skype, Suite, zoom meeting, entre otras se volvieron las nuevas salas de reuniones.

Si bien esta modalidad de trabajo no es nueva, ya que desde 2013 aproximadamente en Suiza se ha comenzado a implantar en algunos sectores, no había conseguido el éxito que significo este año, sacando como conclusión que en algunos trabajos la presencia en el lugar físico no dictamina la eficiencia del trabajador.